Pensar con siete sentidos: cómo acercarse al tema de la crónica. Periodismo y Literatura con Jon Lee Anderson en Barranquilla

Participantes del Taller de Periodismo y Literatura junto a Jon Lee Anderson (Arriba, centro), y el equipo de la FNPI, en Fundación La Cueva, Barranquilla, Colombia. Foto: Camilo Rozo.

Por Paul Brito

Es primordial encontrar la música de fondo de lo que se está investigando. Así lo dejó claro el cronista y maestro Jon Lee Anderson, en la primera jornada del Taller de Periodismo y Literatura: Crónicas de la Barranquilla de García Márquez, que comenzó ayer en esta ciudad colombiana.

En ese sentido, para él Barranquilla fue importante a la hora de entender más a Gabo durante el trabajo de campo para “El poder de García Márquez”, su perfil sobre el Nobel, publicado en The New Yorker en 1999. En esta ciudad encontró a personas que no tenían ninguna reserva en creer en los milagros y cuya percepción de la realidad se estaba codeando permanentemente con otra dimensión. Eso, opina Lee Anderson, debió ser muy valioso para un Gabo joven que estaba buscando la manera de materializar o aterrizar su imaginación.

Barranquilla se muestra también como un puente entre el pueblo y la ciudad, señala el maestro, entre otras cosas por no estar contaminada por el turismo. Por eso mismo “es un lugar para descubrir”, para narrar. Barranquilla nunca ha dejado de ser pueblo; para ilustrarlo, Lee Anderson dice que siempre recuerda la imagen de un carro de mula cargado de pasto abriéndose paso entre los automóviles, en medio de una calle llena de sofisticados almacenes.

Un puntito, una pista, un detalle…

El maestro recomendó a los participantes del taller que encontraran un puntito en el alma de la ciudad para desarrollar sus trabajos. Hay que buscar algo auténtico, un enlace, recomendó. Les sugirió que buscaran una pista, un detalle, para halar el resto de la historia. No es necesario que partan de un tema concreto, dijo. Y si ya lo tienen, es bueno preguntarse por qué lo escogieron, pues lo importante es el sentido que hay detrás del tema.

La ambigüedad, la duda conceptual, la emoción o una sensación vacilante producen un diálogo intelectual que alimenta el desarrollo de la crónica. Les pidió a los talleristas que pensaran con siete sentidos, es decir, que nunca olviden lo que está más allá de lo que ven y lo que escuchan. Que se guíen de la intuición y no sólo de una racionalización del tema a desarrollar, para perseguir lo que aún no se ha revelado, hasta llegar a lo que no era percibido conscientemente.

“Acérquense a Barranquilla sin pensarla demasiado”, dijo, y agregó que era igual de válido buscar una idea concreta que dejarse llevar por una intuición o sensación a medias para ir llenándola de sentido. Aconsejó también estar atentos a cualquier escena vivida por ellos mismos en la ciudad: nunca sabes cuándo te puedes encontrar con una realidad dinámica que se escribe sola y que entra a dialogar directamente con el lector.

Este Taller es organizado por La Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano -FNPI-, la Secretaría de Cultura de Barranquilla y la Revista SoHo; con la colaboración de CAF -Banco de Desarrollo de América Latina-, Fundación Gases del Caribe, Comité Intergremial del Atlántico y Fundación Carnaval de Barranquilla.